La “nube” mitológica llega al campo

Sistemas de raíz

La “nube” mitológica llega al campo

Una nube…

Estando en el campo, una “nube” se refiere a los depósitos de agua que flotan sobre nuestras cabezas e indican posibilidad de lluvia. Estando en un escritorio, en el coche, en tu casa, la “nube” se refiere a un ente mitológico que nadie entiende donde se guarda información y se procesan datos. Pues la “nube” mitológica ha llegado al campo a revolucionar la manera en la que se innova — “Cloud Biology”.

“Cloud Biology” es la idea de combinar técnicas avanzadas de análisis de datos, el poder computacional de los servidores que conforman la nube y experiencia en sistemas biológicos. Mezcla todo esto y transformas no solamente que problemas se pueden resolver en agricultura, sino también quienes son los indicados para resolverlos. Ya pasó la época en donde la innovación en este sector se concentraba en empresas multimillonarias con acceso a laboratorios de alta especialidad y cientos de hectáreas para pruebas. Ahora, la simulación de procesos y captura de cientos de miles de datos vía sensores, dan la oportunidad a que un ingeniero con poco dinero pero mucha iniciativa le haga frente a la innovación agrícola.

¿Poco dinero? En la era del outsourcing, la vida es más barata. Gracias a servicios como AWS (Amazon Web Services) no hay necesidad de comprar el hardware necesario para que corra tu algoritmo. Que corra en “la nube”. Pero ahora, ¿Cómo se implementan los resultados de dichos algoritmos? Existen laboratorios virtuales tales como Emerald Cloud Lab, donde puedes pedir practicamente cualquier análisis que requieras, todo desde la comodidad de tu computadora y a un precio accesible. Ya no necesitas ni comprar ni rentar equipo para correr las experimentaciones preliminares que representan alto riesgo. El progreso en la ciencia y medicina, es impulsado por la fuerza de nuestras ideas mas que por las horas que pasamos en el laboratorio.

Por primera vez, las barreras históricas para entrar a la innovación biológica se están derrumbando. Ahora si, es responsabilidad de todos formar parte de la creación de la nueva ola de tecnologías que van a mitigar el impacto negativo de la humanidad en el mundo.